Retrospectiva Tecnológica - PCs y Rentabilidad

Año 1989. Sin darme cuenta de lo que era me crié con un Sinclair PC 200. No había llegado al lustro y lo primero que hacía por las mañanas era introducir el diskette de arranque y encenderlo. AMD lo fabricó con un procesador Intel 8086 a la nada desdeñable velocidad de 8Mhz. El monitor Motorola 6845 a una resolución de 640x200 siempre y cuando fuese en blanco y negro. Si querías vivir la experiencia una paleta CGA a 4 colores tendrías que conformarte a 320x200. Si no me equivoco fueron 60.000 ptas en un Hipercor al que las familias iban a comprar con los carros de dos en dos y las cuarenta líneas de cajas estaban funcionando con cuarenta cajeras y cuarenta colas abarrotadas. Lo que viene siendo una época de crecimiento económico bestial. Era el momento de pasar los videojuegos de alta densidad a baja densidad y lo más evolucionado que llegó a reproducir fue un exitoso Golden Axe. Un sistema que aunque a día de hoy se vea romántico, su uso no era más que el entretenimiento a cuatro colores y un procesador de textos en el que bien podrías quemarte las retinas. Su vida útil rozaría los cuatro años. A 12.000 ptas por año.

Año 1994. Ahí dimos el salto a los procesadores x86, concretamente su versión 486 a 33Mhz Turbo 66Mhz. Un entorno gráfico mejorado y la combinación de MS-DOS con Windows 3.1 nos enseñó a usar por primera vez un ratón de bola. Un botón de Turbo que no valía para absolutamente nada te hacía creer que habías overclockeado el sistema entero. La primera vez que entró en mi casa una impresora, HP Deskjet 540 a 30.000 ptas. Cuatro años de vida util. El PC-Futbol 6.0 ya no lo soportaba. 150.000 ptas a cuatro años, sobre 37.500 ptas el año. Conseguimos venderlo gracias a un anuncio en el periódico Cambalache por 14.000 ptas.

Año 1998. Un buen salto de calidad. Pentium II a 233 Mhz. En el momento de la compra ya existían dos modelos superiores, mismo procesador pero a 666 Mhz y a 966 Mhz. Sistema Operativo Windows 95 Plus, primer lector de CDs, FIFA98 Rumbo al Mundial y a disfrutar. Ya no tendríamos que instalar nada con 15 diskettes. Al año ya no nos permitió instalar el Moto Racer 2. Posiblemente sería la primera vez en mi vida en el que me sentí estafado. Se amplió con una gráfica Voodoo Banshee gracias a la cual se consiguió emular PlayStation con Bleem! y en la que se podían freír todos los huevos que se consumiesen en el USS Arizona. De hecho llegó a prenderle fuego al ordenador derritiendo varios recubrimientos plásticos de cables. Se le añadieron dos HDDS, uno de 2.5Gb y otro de 20Gbs. Ordenador a 240.000 ptas más Voodoo Banshee a 18.000 ptas más HDDs a 12.000 ptas y 20.000 ptas, más un escáner a 20.000 ptas, Tarjeta Sintonizadora de TV a 16.000 ptas y una regrabadora de CDs a 67.164 ptas y un módem Zoltryx de 56kb a 6000 ptas,  total 383.164 ptas. Sobre 127.721 ptas al año. Duró tres.

Año 2001. Pentium IV a 2Ghz. 180.000 ptas. Lo más caro de esta configuración fue una tarjeta de sonido profesional marca ISIS -como los actuales terroristas- a la que jamás se le dio uso alguno y que para colmo los desarrolladores pararon sus drivers hasta Windows 98. Una vez actualizado a Windows XP fue un trasto inservible de 40.000 ptas. Fue la primera vez que migramos componentes antiguos. Mantuvimos la Voodoo Banshee durante un tiempo y como no la regrabadora de CDs HP 8100 Series. Al año la tarjeta gráfica ya no valía para nada, sólo daba problemas. GTX 240M 32Mb, 16.000 ptas. Llegó el ADSL y la única manera de tenerlo en España era entregarle tu cartera a Telefónica. 20.000 ptas de un módem PCI interno que no era totalmente comparible con Windows XP. Compramos por primera vez un TFT plano, marca blanca 40.000 ptas, para rentabilizar la nueva tarjeta gráfica y porque nuestro monitor había muerto, aunque no lo añaderé al montante final puesto que fue pasando de equipo en equipo. El DVD ya era un formato casero. Una Grabadora de DVDs a 240€ fue la última customización. Total, 274.000 ptas. Sobre 1645€. Cuatro años de vida util. A 411,67€ el año.

Año 2005. Mi primer portátil. Fujitsu-Siemens Amilo M1425. 1200€ en Carrefour. Ninguna ampliación. Funcionó bastante bien hasta que la pantalla murió y le siguió toda la alimentación. Tres años. 400€ al año.

Año 2007. Combiné durante bastante poco el modelo anterior con el nuevo Samsung Netbook NC10. 400€ y vivito y coleando en la actualidad. Hasta el 2012 recibía un uso diario, en la actualidad es una opción esporádica. Aun así son nueve años de vida útil. Ninguna ampliación. 45€ al año por ahora.

Año 2008. iMac 24'. 1495€. Lo tengo delante en pleno funcionamiento. Su Core2 Duo se arrastra por los suelos pero su pantalla sigue dando la misma nitidez que el primer día. Un crask disk que me llevó a ampliar un HDD de un 1Tb. Ocho años de vida útil. Sobre 200€ al año. Y lo que le sigue quedando.

Año 2012. Portátil de alta gama profesional Mountain StudioMX 15 Ivy. 1252,97€. Ahora es cuando el Fujitsu-Siemens te parece un engaño. En la actualidad funciona como el primer día. Ninguna ampliación fuera de las que les hice de inicio. No pide pan. Algún extraño ruido de los ventiladores y un SSD que se rompió solito pero me entró en garantía. Una pasada. Me da miedo decirlo pero le calculo diez años. 125€ por año. 313,24€ por ahora.

En resumidas cuentas nos encontramos con lo siguiente:


Hay una conclusión a la que quiero llegar con todas estas experiencias. La tecnología ha ido alargando su vida útil y óptima a la misma vez que ha subido el precio muy proporcionalmente. Hace veinte años se reían de nosotros y nos vendían ordenadores a sabiendas de que no íbamos a poder disfrutar del último videojuego aunque el PC tuviese seis meses y nunca nadie te decía que te habías dejado un riñón, entre otras cosas porque lo pagaban nuestros padres.

Gracias a esta pequeña gráfica que representa el gasto informático de una familia de tres pequeños frikis se puede analizar con mucha más perspectiva el termómetro de lo que es verdaderamente caro o barato. Si extrapolamos estos precios a la época actual -incluso olvidándonos de la inflación- podemos hacernos un proyecto real y serio si queremos comprar un ordenador a día de hoy. A mí al menos me resulta muy divertido las conclusiones que se pueden sacar.

Años 2016. Desde el 2005 no dispongo de ninguna torre PC. El iMac da poco de sí y el Mountain no es un soporte de uso continuado 24/7 si queremos que nos rente esos diez años que esperamos. Ya iba siendo hora de renovarse. ¿Qué rentabilidad espero? Una mucho más superior que la que pueden llegar a reunir ambos Pentium II y Pentium IV. Algo que veremos y analizaremos en el próximo post.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Instagram