Por qué nunca volveré a comprar Sony Bravia - Obsolescencia Programada

Imagino que conocéis el excelente documental que se emitió en LA2 titulado "Comprar, tirar, comprar. La historia secreta de la Obsolescencia Programada", donde un usuario sufría el error de una impresora que estaba electrónicamente programada con un contador de memoria para dejar de funcionar mostrándote un error en pantalla llegado a un número de impresiones determinada, simple y llanamente para obligarte a comprar otra, cuando a la misma impresora no le pasaba absolutamente nada. Puedo llegar a comprender cierta obsolescencia ya que el mundo tiene que seguir evolucionando, las empresas tienen que pagar a sus empleados y tenemos que seguir consumiendo para ello. Ahora, lo que me jode sobremanera es que esa obsolescencia sea intencionada electrónicamente. Una cosa es usar unos materiales a los que sometidos a ciertas pruebas se conoce que es muy probable que no aguanten quince años, y otra muy distinta es ponerle fecha y hora de caducidad a un producto porque lo lleva implícito en su programación.

Tendrá sobre siete años pero mi Sony Bravia modelo KDL-37P5600 siempre ha funcionando como el primer día hasta antes de ayer -12/09/2016- previo a un martes trece que parecía vaticinar la hecatombe. Muchos habréis observado que durante la noche ciertos televisores hacen ruido. Esto no es más que el relé de la fuente de alimentación que vuelve a realizar un ciclo de encendido tras una actualización automática, posiblemente de firmware. El caso es que mi televisor nos dio la noche con una carga de ciclo cada quince segundos, entrando en un bucle infinito al que a altas horas de la madrugada no quise darle importancia alguna. Por la mañana tras desenchufar de la red eléctrica y volver a encender la TV seguía repitiendo continuamente el mismo proceso. No muestra imagen alguna, no responde al mando a distancia. Tan sólo una luz led verde que se enciende y se apaga cada quince segundos. Tuve que empezar a investigar.

Solucionar el problema de Sony Bravia KDL-47P5600 cuando no enciende.

Lo primero que hice fue bajarme el último firmware de la TV que data de 2011 e intentar arrancar directamente desde el USB, pero esto no dio resultado alguno. Lo siguiente fue llamar al servicio técnico de Sony los cuales me ofrecieron tres tiendas de reparación las más cercanas a mi casa que me tasaron el arreglo en 100€ con una garantía de 90 días sobre la reparación. Dura decisión cuando por 250€ tienes TVs de las mismas características nuevos. 

Seguí investigando y me encontré más usuarios como yo que habían sufrido el mismo problema desde hace años. Identifiqué la avería gracias a la información que altruístamente subieron muchos de ellos. Resulta que Sony a su antojo manda una actualización de firmware a sabiendas de que destrozará algunas memorias NAND de sus televisores, con la única intención de romperlos. Esta memoria NAND es la encargada del arranque, puesto que si falla ella no iniciará ningún proceso la televisión. Suena duro, conspiranoico, pero es así. Mi televisor fue inhabilitado a mala fe desde la propia marca. Ellos prefieren llamarlo "Fallos de fabricación", que suena mucho mejor. Como comprenderéis me niego a utilizar los servicios técnicos oficiales y sobre todo a pagar una cantidad desorbitada por un arreglo que debería cubrirlo una garantía de por vida, puesto que es provocado por el fabricante. Esto se hubiese evitado desactivando en el menú las actualización automáticas, pero yo no tenía ni idea ello. Mi recomendación es que lo hagáis desde ya, más vale prevenir que curar. La cosa estaba ya clara, había que ir a por la caja de herramientas y sacar los destornilladores.


Hemos intentado resumir la solución en estas fotos. Tenemos que abrir el televisor y trabajar sobre la placa base, identificar la memoria NAND, desmontarla y soldar una nueva NAND programada. 

En esta ocasión, al igual que en otras muchas, Internet me ha demostrado ser un medio maravilloso y me ha puesto en contacto con un usuario altruista, el cual me ha echado una buena mano en este tema. Como yo no soy muy hábil soldando chips me ofreció que le enviase la placa base y él la trabajaría con una nueva memoria NAND que él mismo programaría. Por suerte se ha podido seguir utilizando la misma memoria NAND sin necesidad de hacer uso de una nueva. Vamos, que no ha sido necesario adquirir ninguna pieza. La solución que te ofrecen los servicios técnicos oficiales es cambiarte directamente la placa base entera, soltar los billetes y rezar a partir de los noventa días de garantía para que todo siga funcionando.

Una vez tengamos la placa base recuperada solo nos quedará ensamblarla en su slot y atornillar el chasis de la televisión, et voilà!

Estoy seguro de que tengo la misma sensación que el protagonista del documental y además me siento más afortunado aun, ya que para solucionar mi problema no he necesitado traducir ningunas indicaciones en ruso. Lo único que queda es aprovechar para pasar un trapito, desactivar corriendo las actualizaciones automáticas como hemos indicado y seguir disfrutando de un televisor como nuevo, sin la necesidad de comprar otro o retroalimentar a la fuerza su servicio técnico porque Sony así lo desee.

Por todo ello no volveré a comprar un Sony Bravia en mi vida.

2 comentarios:

  1. muy "gueno" el articulo!! Muerte a sony!!!

    ResponderEliminar
  2. Don Daniel, Sony ha firmado su sentencia de muerte. Asquerosos.

    ResponderEliminar

Instagram