Nvidia Shield TV - Unboxing - Review - Emuladores Retro

Soy un ranciogamer. Cualquier videojuego de décadas pasadas escogido al azar es altamente probable que me guste bastante más que uno actual. Me crié con una Atari Lynx y a los años di el salto de calidad con una flamante MegaDrive que me enseñó el auténtico significado y el valor más positivo de compartir cuarto con un par de hermanos más: tener dos manos en la habitación. Esos recuerdos perdurarán en mi memoria hasta los restos de la humanidad, el tacto del pijama recién duchadito y la tensión en las cervicales para conseguir por todo lo alto superar el mayor record de victorias en lo que llamábamos un Rey de Pista al Street Fighter 2'. Esa vida pasada me martilleaba lo suficiente como para buscarme una solución. Quería un sistema multi-gamer donde poder cargar cualquier emulador. Probé con un ordenador, un notebook, pero terminaba siendo engorroso, las configuraciones de los mandos no se guardaban, tardaba mucho en encender o la pantalla era pequeña. Cambié también a un iMac con unas aplicaciones muy bonitas y un catálogo muy ordenado, mejoró pero tampoco colmó mis expectativas. Lo tenía muy claro, necesitaba jugar sentado desde el sofá en una buena pantalla y con la posibilidad al instante de poder sumar un segundo player con otro mando. Rapidez, funcionalidad y sobre todo comodidad.


Le eché un vistazo a Ouya, estuvo a punto de convencerme, pero la fuerza de sus impulsores se vino abajo y con ella el proyecto entero. Me topé con Mad Catz y empecé a recuperar la ilusión gracias a sus desarrolladores, pero finalmente di casi sin querer con justo lo que necesitaba. Resulta que los chicos de Nvidia habían presentado fuera de España una sistema multimedia basado en Android que soportaba 4K, con un procesador capaz de tirar de un GTAV y una visión de futuro que no tenían ninguno de los dos anteriores. Así conocí la Nvidia Shield TV, la versión superior de su Nvidia Tablet K1, pero para jugar sentado en el sofá.


Aquí os dejo un Unboxing al completo.


Resumir la Nvidia Shield TV a una videoconsola Android sería hacerle un flaco favor. Ésta no es más que una de sus funcionalidades entre otras muchas. Su sistema operativo Android TV deja mucho que desear con relación a su potente hardware. No hay un equilibrio lógico. Eso no significa que tengamos que conformarnos. Si compramos Android entre otras cosas es para hacer uso de sus puertas traseras. Podemos hacerle root, podemos modificarle el firmware y también podemos convertirla en el pisapapeles más elegante y más caro si metemos la pata. Eso ya dependerá de la osadía y los conocimientos de cada uno. En conclusión, si queremos decicarle tiempo es un dispositivo de entretenimiento sobresaliente.


A continuación os dejó un screencast a modo de Review. Nvidia Shield TV permite de manera nativa grabar nuestra pantalla acompañándonos de audio, una manera muy intuitiva de impulsar el mundo gamer youtubero. Discúlpenme de antemano por los fallos de sonido, el micrófono se encuentra en el mismo mando y capta demasiado bien los muelles de los botones.


Como siempre me centro en lo que me hubiese gustado encontrarme a mí antes de comprarla. Los tres primeros pasos más importantes. Tener opciones de desarrollo, instalar aplicaciones de terceros y sacarle un mínimo partido con apks indispensables. Finalmente espero que disfruten, sobre todo con Hyperspin y RetroArch. Dúchense y pónganse el pijamita.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Instagram