Albertucho - La Escala - Collado Villalba

A veces el calendario nos mira a los ojos y se ríe de nosotros. Juega al escondite en los recovecos más ocultos de las calles más estrechas para ponernos otra zancadilla más en esa carrera cuya meta es simplemente hacernos la vida más fácil. Como si de una barraca de feria se tratase, no conseguí hacer diana, siempre aparecía el levante para llevarse volando las cartas de la toalla y tener que recomponer todo desde el principio. El destino no siempre tiene el sabor que nosotros queremos y es en ese momento cuando tenemos que hacer todo lo posible por sazonarlo a nuestro gusto.

La noche del diecisiete de noviembre estaba allí, en Collado Villalba, buscando a Albertucho, buscando La Escala mientras canturreaba para mis adentros que el periódico de ayer, hoy no vale para nada. "Pasen y les vendo las entradas dentro".- dijo un encargado. Y curiosamente parece que un bicho le da a un botón, de higos a brevas. Sólo él y su guitarra. Estaba haciendo la prueba de sonido. "Mira que había canciones", dije. Cinco dentro del local y yo deseando alargar el tiempo, aminorar el vértigo, perpetuar para la historia una venta rápida. No sé cuánto se tarda en cortar dos entradas, coger el dinero y devolver el cambio, pero os aseguro que a mí me pareció un simple y jodido pestañeo, de esos que duelen, que arañan, con mota de polvo.


Su voz seguirá siendo como él dice, de madera, pero su interpretación es de oro. Dieciocho minutos de concierto, donde solo en el escenario es capaz de reinventarse tan sólo con sus manos, su voz y sus pies. La Silla de Plástico, La Primavera, La Gata, La Persiana y un regalo inédito que presentó como Tiempo. Os presento la banda sonora de mi puta vida, esta vez escuchada a 550 km de mi casa. De su casa.



Jamás pensé que podría disfrutar más viéndole cantar aquello de que "Iba la aurora vestía con rayos de sol" de mejor manera que las que hasta ahora había vivido, hasta que Albertucho empezó a acariciar el piano. Y lo que tampoco imaginaba es que tras buscar ese verso en Google, cuatro de los cinco primeros resultados iban a ser trabajos míos.

Gracias por seguir inspirándome.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Instagram