Candela Bar

Siempre he dudado de la condición de aquel que inventó la palabra gula, de quien nos quiso privar, o al menos lo intentó, del auténtico y exquisito placer que supone llevarse un buen bocado al paladar. Soy de buen estómago, eso ni lo duden. 


Cuando me es posible intento darme una escapa por Villaviciosa de Odón, Madrid, un pueblecito más conocido por la Universidad Europea que por su uno de los mejores restaurantes de toda la provincia. Hablamos de Candela Bar, bien situado en la Plaza del Mercado, en el mismo centro del pueblo. Un local bien diseñado, con gusto y elegancia. Uno de esos sitios que no para de sorprenderte por su valor añadido.

No sólo te es posible degustar un pequeño vasito de buen salmorejo como aperitivo, su extensa carta te dejará sorprendido.


Risotto de Boletus y Langostinos.


Mi-Cuit de Pato Caramelizado al PX.



Mini Brochetas de Pollo con Chutney de Tomate.

Lo mejor de todo es el final, aunque parezca mentira, una vez acaba la fiesta no había mejor manera de transmitir su idea de negocio. Junto a la cuenta, Magnum Moments. Uno por comensal. Así sí se cobra un servicio y se paga con gusto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Instagram